miércoles, 31 de octubre de 2007

ACERCA DE SEVERINO DI GIOVANNI.



Las ideas y prácticas de Severino di Giovanni no fueron una lucha por la "libertad" en el abstracto para que hoy lo admiremos a la distancia, como persona su lucha era para acabar con el capitalismo y con toda forma de gobierno, sino entendemos esto toda su vida y su asesinato no tendrían sentido.

Hoy con el paso del tiempo lo recuerdan intelectuales, artistas, periodistas, izquierdistas, políticos y reformistas de toda talla, aquellos a los cuales no les hubiese temblado el dedo para señalarlo y mandarlo a la cárcel y la muerte, esos que hoy no les tiembla la voz cuando hay que maldecir y frenar la radicalización de los conflictos sociales, porque claro atentan contra su tranquilidad. Pero queda bien visto y es fácil hablar bien del pasado, piensan que desde su lejanía Severino no atenta contra sus valores ¡y claro que no! pero él era parte de un movimiento histórico contra la dominación, contra esta sociedad dirigida por el valor del dinero, hoy muchos explotados anarquistas o no siguen luchando contra todo lo que la burguesía les impone, en todo el mundo, así que cuidado porque esas ideas y acciones poseen una continuidad. Una ruptura en la reproducción de este sistema de explotación y opresión ha sido siempre posible y hoy lo sigue siendo. Por eso mientras haya opresión habrá lucha.

¡Intolerancia a su pretendida paz capitalista y a su inquisición democrática!
¡Viva la anarquía!





# Panfleto repartido y arrojado en una obra de teatro basada en la vida de Severino di Giovanni, presentada el Viernes 20 de Octubre del 2006 en la "Plaza Cívica" de la ciudad de Rosario (Arg), un ex-centro de detención clandestino de la última dictadura militar, hoy convertido por la democracia (la municipalidad y demás izquierdistas) en un espacio cultural. Firmado con una A en un círculo.


1 comentario:

esteban pierce dijo...

Acerca de la "Plaza Cívica": El sitio denominado irónicamente en Rosario como "Plaza Cívica" debería ser llamado, como algunos lo hacen, "Plaza cínica", ya que es ciniso y no otra cosa lo que han demostrado quienes se arrogan el derecho de representar a los demás cuando intentaron reciclar este lugar utilizado históricamente como un centro de detenciones y torturas. En esa manzana funcionó durante décadas la jefatura de policía. Allí estuvieron detenidos y fueron torturados Joaquín Penina y sus compañeros antes del asesinato del catalán. También allí fueron torturados presos políticos durante décadas.
Que el mismo edificio sea hoy sede del gobierno provincial es casi un mal chiste, o peor aún, una siniestra continuidad. El hecho de que se intente borrar su carga siniestra, abriendo su patio (donde antes estaban las mazmorras)a actividades artísticas o culturales es demostración de un cinismo extremo.
El arte como forma de "entretenimiento" narcotizante es una herramienta del Estado y del poder en general para "pasteurizar" toda su virulencia. Hablar de Di Giovanni justamente allí es más que paradójico. Igualmente, y pese a todo lo dicho, confío en que la semilla de su pensamiento y su acción haya prendido en alguno de los presentes.
Salud