miércoles, 12 de marzo de 2008

SI NO CAMBIA TODO NO CAMBIA NADA!!!

POR LA CONTINUIDAD DE LA LUCHA DE CLASES.

Miramos a nuestro alrededor y vemos un mundo fuera de nuestro control, somos obligados a vender nuestro tiempo y energía para así “ganarnos la vida” y esa vida que “ganamos” la tenemos que derrochar en la lucha diaria por sobrevivir, sin poder satisfacer nuestros deseos y necesidades. Esto se mantiene ya que el proletariado al no reconocerse como clase en oposición al sistema, desconociendo su fuerza, no puede destruir la dominación burguesa.


Nos hacen creer que no somos proletarios porque somos empleados o desocupados, el de más allá se siente campesino en oposición al trabajador de la ciudad, otra se siente comerciante porque es vendedora ambulante, muchos otros se sienten demasiado jóvenes o demasiado viejos para ser proletarios. Habrá también quien por ser mujer se sienta menos afectada por la cuestión de su clase, o quien sienta la opresión racial como mas determinante y en ves de sentirse prole negro o prole latino se siente negro o latino. Y también hay quienes aforrándose a diversas ideologías se sienten antiimperialistas, anti-neoliberales, argentinos, aborígenes, cristianos, judíos, yankis, cubanos, feministas, antirracistas, gays, etc. Justamente esas negaciones del proletariado como clase son las que consolidan la ideología burguesa, haciendo que el obrero industrial nacional, mire con desprecio al estudiante, al que saquea, al inmigrante, a la mujer y a “todos esos negros”.
Es la clase dominante la que necesita la existencia de estas divisiones para mantener sus sucios intereses, divisiones que las consigue mediante, ONGs, sindicatos, el sistema educativo, partidos, etc., así por también por otro lado las leyes y constituciones elaboradas por los legisladores de la burguesía, pretenden hacernos creer que “todos somos ciudadanos argentinos e iguales ante la ley” por tener derechos a elegir nuestro verdugo periódicamente (votar).


Nuestra practica no debe ser dirigida a sumar personas a ninguna
ideología, en particular si no a que cada vez mas personas vivan y luchen en unidad por su propia libertad y la de sus iguales, ya que la libertad no se mendiga ni se regala, se toma!!!



# Panfleto repartido en Rosario, en Marzo del 2008.

3 comentarios:

Ricardo Fuego dijo...

Hola.

Con el primer párrafo estoy en general de acuerdo. Con el resto no tanto.

I

Citando a Pannekoek: "la clase obrera no es débil porque esté dividida, está dividida porque es débil".

El problema no es que lxs proletarixs en toda su diversidad no se reconozcan como integrantes de una única clase, sino que no reconozcan (no sólo intelectualmente, sino desde cada fibra de su ser) que su humanidad está en oposición antagónica con su condición proletaria.

La división de la humanidad entre capitalistas y proletarixs es una consecuencia del desarrollo ciego de la economía capitalista. Para el capital, tanto la mano de obra como los empresarios no cuentan como individuos, cuentan según su rol. Son los capitalistas los que sirven al capital, no al revés. Los capitalistas son, como dijo Marx, los funcionarios del capital. O sea, que para el sistema tanto lxs explotadorxs como lxs explotadxs son reemplazables.

Las luchas entre opresorxs y oprimidxs son sólo una forma de manifestación de la lucha de la humanidad contra su autoalienación (lucha encabezada por la humanidad oprimida no por alguna superioridad inherente a la humanidad opresora, sino porque sus condiciones de existencia le empujan a luchar contra esa forma de existencia).

La lucha, entonces, no es fundamentalmente contra los capitalistas y sus sirvientes, sino contra el capital como relación social. Luchar contra el capital inevitablemente significará enfrentarnos con los funcionarios del capital y cualquier conciliación entre ambos sectores será reaccionaria. Pero el objetivo de la lucha anticapitalista es abolir las actuales relaciones sociales que nos dividen entre explotadores y explotados, no la derrota de los actuales explotadores (que es sólo una consecuencia).

Entonces, no se trata de que de lxs proletarixs nos unamos como tales contra lxs capitalistas y sus sirvientes. El origen de nuestra debilidad no está en esa falta de conciencia acerca de nuestro lugar en la estructura social y en la falta de unidad en las luchas, sino en la calidad de estas luchas. No debemos unimos como proletarixs, sino como seres humanos que luchan contra su condición de proletarixs.

II

La revolución será producto de la generalización del comunismo y la anarquía en las relaciones sociales, no al revés.

El comunismo y la anarquía no son un ideal a llegar, son relaciones sociales que se manifiestan como tendencia en las luchas reales y concretas contra el capital y la vida alienada en general (y no sólo me refiero a las huelgas y las explosiones insurreccionales, sino a la lucha cotidiana en las escuelas, los lugares de trabajo, el hogar, etc.).

Para mí en vez de exhortar a la unidad de las luchas bajo cierto programa, directiva o principio, tenemos que analizar las luchas tal cual son y detectar cuáles formas de lucha son las que llevan hacia relaciones sociales superadoras (solidaridad, fraternidad, igualdad, libertad, autonomía) y cuáles son los obstáculos para que esas tendencias se profundicen y se expandan.

alguien dijo...

exelente todo el material del blog. tambien he leido algunos numeros del disarmo zine y me gustaron mucho.

saludos fraternos

Anónimo dijo...

Considero lo mencionado con el primer causa que escribio arriba,, pero se hace nesesario rescatar la memoria historica(me refiero a las luchas de la clase y no a ninguna ideologia en particular).para tener una continuidad y no comensar siempre de cero.

El alcoholico, para dejar de ser alcoholico, tiene que reconocerse como tal, para que pueda luchar contra esa condicion de alcoholico. Pues si no, no abria problema real a resolver sino se acepta el problema. Lo mismo pasa con la clase,se hace nesesario reconocernos con un pasado, con un proyecto social, con problemas comunes, y no es para encajar o situarnos en una estructura social, que nos guste ser parte de la clase o que nos aga sentir bien estando en "oposicon" con la otra, NO.

Lo que si es vital es potenciar ese "instinto" de clase, y no creo que aya calidad en las luchas si no hay conciencia de clase, historicamente eso se va adquiriendo con las luchas mismas, justamente para abolir nuestra misma clase

Y para abolirla tenemos que abolir a quienes las engendraron, y la aboliremos en cuento aya conciencia, que se potencia en medio de las luchas, como ya dje, que supere el instito y se plantean los problemas de cara a la vida. en antagonismo con el capital.

Como ya parafrasiaron otros compañeros:la conciencia de clase no es mas que para abolir a la clase enemiga( representante del capital), y abololiendola recuperamos nuestra condicion de seres humanos pensantes.


Un oprimido desde la Ciudad de los Reyes, (LIMA)