lunes, 28 de noviembre de 2022

China: Rebelión popular contra los confinamientos y “Covid cero”

Declaración de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional
28 de noviembre de 2022
Traducción: Convergencia Socialista

1. Una ola de protestas sin precedentes se está extendiendo por China desde principios de noviembre, ya que el pueblo se está manifestando contra la política de confinamiento draconiana, llamada estrategia "Covid cero", que el régimen de Xi ha impuesto desde principios de 2020. Los trabajadores migrantes de Guangzhou rompieron las barreras metálicas y exigieron el fin del confinamiento. Hace unos días, los trabajadores de una fábrica de Foxconn, en Zhengzhou, se enfrentaron con la policía por los bajos salarios y las brutales restricciones de COVID.

Estas protestas se han generalizado después de una tragedia en Ürümqi (en la región de Xinjiang) el 24 de noviembre de 2022, cuando un incendio en un edificio mató a 10 personas e hirió a 9 en una zona residencial cerrada. Desde entonces, se han realizado manifestaciones de protesta en muchas ciudades grandes, incluidas Beijing, Shanghai, Nanjing, Chengdu, Chongqing y Korla. También hubo manifestaciones en 50 universidades, incluida el alma mater de Xi, la Universidad Tsinghua en Beijing, donde unos 2000 estudiantes se reunieron para exigir una relajación de los controles antivirus, cantando la Internacional y gritando “¡Libertad de expresión!”.

2. Estas protestas populares están dirigidas principalmente contra la política reaccionaria de Confinamiento y “Covid Cero”. Los videos de las manifestaciones los muestran gritando consignas como “¡No más cierres! ¡No más bloqueos!”, “¡Desbloqueen Xinjiang, desbloqueen China!”, “No queremos PCR (pruebas), queremos libertad”, “¡No queremos máscaras, queremos libertad! ¡No queremos pruebas de COVID, queremos libertad!”. En Chongqing, se filmó a un hombre dando un discurso en su complejo residencial, proclamando en voz alta "¡Dame la libertad o dame la muerte!" ante los vítores y aplausos del público. Citas del discurso de este hombre, conocido en las redes sociales como el "héroe de Chongqing", están circulando ampliamente, como "solo hay una enfermedad en el mundo y es ser pobre y no tener libertad [...] ahora tenemos ambos".

3. El régimen de Xi justifica su brutal política de represión estatal con la necesidad de combatir el virus. Sin embargo, China comparte el enfoque de la mayoría de los demás países capitalistas del mundo, que a partir del 2020 decidieron enfrentar la pandemia principalmente, no con disposiciones sanitarias sino con medidas de estado policial. Esta política -que hemos llamado bonapartismo estatal chovinista- se caracteriza por la imposición de cuarentenas locales o incluso nacionales por períodos más prolongados, restricciones draconianas a la libertad de movimiento (tanto dentro del país como a través de la frontera), vigilancia masiva (Pase Verde, etc.), campañas de vacunación (semi-)obligatorias, etc.

4. Si bien la política reaccionaria de confinamiento no es única en sí misma, el régimen de Xi ciertamente ha impuesto la versión más brutal de la misma. Grandes áreas se someten a bloqueos más estrictos durante largos períodos. ¡La región de Xinjiang, que es el hogar del pueblo uigur oprimido a nivel nacional, ha estado bajo estricto confinamiento durante tres meses! A las personas a menudo no se les permite salir a comprar alimentos o incluso a recibir tratamiento médico. En muchos casos, los residentes tienen sus puertas cerradas con cadenas. Miles de personas son transportadas a la fuerza a campamentos de cuarentena improvisados. Incidentes como la muerte de un bebé de cuatro meses tras demorar en recibir atención médica mientras sufría vómitos y diarrea en un hotel de cuarentena en Zhengzhou, han provocado protestas públicas.

5. Una característica particularmente interesante de las manifestaciones actuales es su carácter cada vez más político y anti-régimen. Muchas personas levantan hojas de papel en blanco para protestar contra la censura totalitaria en los medios públicos por parte de las autoridades estalinistas. El lema “¡libertad de prensa!” se ha convertido en una demanda popular en estos mítines. Los videos en las redes sociales también muestran a personas coreando consignas contra el régimen bonapartista de Xi Jinping. “No queremos gobernantes de por vida. ¡No queremos emperadores!”, “¡Quiten el Partido Comunista! ¡Elimine a Xi Jinping!” o “¡Xi Jinping, renuncia, Partido Comunista, renuncia!” No es de extrañar que estas protestas se hayan convertido rápidamente en políticas y en contra del régimen, dado que los trabajadores y los oprimidos están sufriendo la política de cierre draconiano extremo de Xi desde hace casi tres años.

6. ¡Desde la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional, CCRI, saludamos con fuerza la rebelión popular contra la política reaccionaria de Confinamiento y “Covid Cero”! Apoyamos plenamente la exigencia del cese inmediato de esta política bonapartista de Estado chovinista. Hemos condenado esta política, que hemos llamado Contrarrevolución COVID, desde principios de febrero de 2020, cuando explicamos que la clase dominante explotó la pandemia como una excusa para expandir el control estatal sobre las masas populares, en una situación mundial caracterizada por la peor depresión económica desde hace casi un siglo, acelerando la rivalidad entre las grandes potencias y aumentando la inestabilidad política en muchos países. Como dijimos en nuestro Manifiesto “COVID-19: Una tapadera para una gran ofensiva contrarrevolucionaria global” (21 de marzo de 2020):

“Estas son las condiciones que hacen necesario que la clase dominante adopte pasos importantes para recuperar la iniciativa y para imponer su control político sobre las clases populares mediante la expansión masiva de su aparato estatal. Para lograr este objetivo, crean la atmósfera de pánico global y un estado de emergencia. Lo hacen tanto a nivel nacional como a nivel mundial”. Las protestas masivas en muchos países, particularmente a fines de 2021 y principios de 2022, obligaron a la mayoría de los gobiernos capitalistas de todo el mundo a batirse en retirada (¿temporalmente?). Sin embargo, las características específicas del régimen estalinista-capitalista chino (una crisis económica sin precedentes, contradicciones sociales masivas, el intento decidido de Xi de consolidar su gobierno de un solo hombre) han resultado en una implementación particularmente larga y draconiana del Lockdown -cuarentena- y "Zero COVID"..

7. La ola actual de manifestaciones, que podría ser una de las protestas más grandes, si no la más grande, desde el levantamiento de la Plaza de Tiananmen en 1989, podría provocar un serio desafío para el régimen totalitario-bonapartista de Xi. Si las fuerzas policiales no logran aplastar las movilizaciones, podrían incluso abrir una crisis revolucionaria en una de las grandes potencias imperialistas más importantes. Desde la CCRI, junto a todos los auténticos socialistas, nos solidarizamos incondicionalmente con la rebelión de los trabajadores y oprimidos chinos. Llamamos a la caída del régimen estalinista-capitalista y a una revolución socialista que abra el camino a una auténtica república de trabajadores y campesinos pobres en China. A diferencia de la dictadura estalinista, tal gobierno obrero y popular respetaría el derecho a la autodeterminación de todas las naciones oprimidas, incluido el derecho a separarse y crear su propio estado.

8. Las protestas masivas actuales son un poderoso golpe contra los partidos estalinistas, reformistas y populistas de izquierda en todo el mundo que apoyan al régimen estalinista-capitalista en Beijing como una fuerza "progresista", "antiimperialista" o incluso "socialista". . ¡De hecho, este régimen no tiene nada que ver con el “socialismo” y todo con el capitalismo, el imperialismo y el bonapartismo totalitario! Esos partidos de “izquierda” que se ponen del lado de este régimen contra el pueblo son enemigos contrarrevolucionarios de la clase obrera internacional.

9. También vale la pena señalar que la política reaccionaria de confinamiento de China es solo la versión más consistente y brutal de una política que ha sido apoyada desde principios de 2020 por casi toda la izquierda reformista y centrista. Como demostramos en varios documentos, muchas de estas fuerzas, incluidos varios grupos pseudo "trotskistas", han pedido abiertamente una política mundial de "Covid cero". ¡A menudo, elogiaron explícitamente a China como modelo! Las protestas masivas contra tal política demuestran que tales partidos de “izquierda” son completamente reaccionarios.

10. Desde la CCRI apoyamos medidas sanitarias que sirvan realmente para enfrentar al Covid y otras enfermedades, pero nunca políticas que, en nombre de la salud, sirvan para restringir las libertades e imponer regímenes autoritarios. La orientación general de la OMS y los gobiernos capitalistas no fue defender la salud, sino utilizar al Covid como excusa para defender al sistema capitalista, que está atravesando la peor crisis de su historia.

 

* Nota de Panfletos Subversivos: En muchas publicaciones tenemos desacuerdos, en esta son muchos más que en otras ocasiones. Compartimos este artículo especialmente por su información.

Irán: Los trabajadores del petróleo siguen resistiendo a pesar de la represión

LeftCom 26/11/2022
Traducción semiautomática


Dar el más mínimo paso en favor de las reivindicaciones obreras en el infernal sistema capitalista de la República Islámica no está exento de riesgos e innumerables obstáculos. Este es especialmente el caso de los trabajadores iraníes de hoy, sobre todo los que intentan vincular las huelgas de los trabajadores con el actual movimiento de protesta.

Los trabajadores del petróleo con su consejo de organización y los trabajadores de la caña de azúcar de Haft Tappeh han dado valientemente los primeros pasos. Las declaraciones que siguen muestran cómo los trabajadores del petróleo luchan por superar estos obstáculos. Los contratos temporales que se han visto obligados a firmar, así como la dispersión de sus centros de trabajo a cientos de kilómetros de distancia, dan una idea de la dificultad del camino a seguir.

Con estas declaraciones pretendemos reforzar la participación, la solidaridad y la integración internacional de los trabajadores, lo que configura nuestras posiciones internacionalistas fundamentales y críticas.

Nos solidarizamos con la lucha del pueblo

Un grupo de compañeros de los proyectos petroleros y petroquímicos, bajo la bandera de "artesanos del petróleo y el gas", han anunciado una campaña de huelga nacional en el sector del petróleo y el gas en solidaridad con las luchas populares y contra la represión del gobierno. La huelga comenzará el sábado 29 de octubre con un paro en los talleres. El Consejo de Organización de la Protesta de los Trabajadores Petroleros Contratistas también exige la liberación de los trabajadores recientemente detenidos y encarcelados, así como de todos los presos políticos detenidos durante las protestas contra la represión del gobierno. Ha lanzado un ultimátum para que los trabajadores no se queden callados ante estas condiciones, anunciando la preparación de manifestaciones masivas. Paralelamente al anuncio de esta campaña, convocamos una huelga nacional a partir del sábado 29 de octubre. El Consejo Organizador hace un llamamiento a todos los trabajadores de los centros de petróleo y gas, incluidos todos los trabajadores contratados y oficiales, y los compañeros que trabajan en los departamentos operativos, técnicos y de personal, así como los conductores que distribuyen combustible, para que se unan a esta huelga nacional. Así que, junto con la gente que canta "Mujeres, Vida, Libertad", los trabajadores del petróleo también estaremos en huelga el 29 de octubre. Una de nuestras reivindicaciones inmediatas es la liberación de los compañeros detenidos recientemente y de todos los presos políticos, y gritamos con todas nuestras fuerzas: "¡los presos políticos deben ser liberados!
 Debemos subrayar que, contrariamente a quienes se escudan en la campaña de los "artesanos del petróleo y el gas", nuestras protestas no tienen nada que ver con el Día de Ciro y otras celebraciones similares.[1]. La protesta de nuestros trabajadores es contra la pobreza, la discriminación, la desigualdad y toda la brutalidad contra las mujeres y los trabajadores.
 El Consejo de Organización de las Manifestaciones de los Trabajadores Contratistas del Petróleo exige la unidad y la solidaridad de todos los trabajadores del petróleo. Nosotros, los trabajadores del petróleo, esperamos poder cumplir con nuestro papel y deber histórico con nuestra poderosa huelga para lograr las justas demandas del pueblo y acabar con la opresión y la esclavitud en toda la sociedad.

Consejo para la organización de las protestas de los trabajadores petroleros contratados, 27 de octubre de 2022

¿Por qué hemos aplazado la huelga? Otros trabajadores fueron detenidos

El viernes 28 de octubre, otro trabajador petrolero contratado, Mohammad Malmali Golzari, fue detenido por las fuerzas de seguridad en el parque Bibi Maryam de la ciudad de Izeh. Hasta ahora, no hay información sobre dónde y por qué fue detenido el trabajador. Según la información que podemos obtener, las fuerzas de seguridad detuvieron a un gran número de trabajadores en plena coordinación con la refinería y las fuerzas de seguridad privadas de otras empresas.
 Dadas estas condiciones y el ambiente policial en la mayor parte del entorno laboral, el consejo organizador, de acuerdo con los trabajadores, ha llegado a la conclusión de aplazar temporalmente la huelga anunciada el 29 de octubre y determinar sus futuros planes de protesta con más preparación.
 Hay que decir que el Consejo Organizador había dado el primer ultimátum para la huelga en el comunicado del 26 de septiembre en protesta por la represión gubernamental.[2] A continuación, los compañeros de los proyectos de petróleo y gas se pusieron en huelga en varias regiones en continuidad con las manifestaciones populares nacionales de los días 10 y 11 de octubre e inmediatamente fueron atacados brutalmente por las fuerzas de seguridad, algunos de los cuales siguen detenidos. Frente a esta represión, hemos declarado, y volvemos a declarar, que los trabajadores no permanecerán callados.
 El Consejo Organizador de las Protestas de los Trabajadores del Petróleo por Contrato subraya una vez más su solidaridad con las protestas populares y las reivindicaciones declaradas, y se prepara para realizar más manifestaciones. El Consejo de Organización hace hincapié en la unidad de todos los sectores de los trabajadores del petróleo. Los propios trabajadores del petróleo forman parte del mismo pueblo que protesta contra la pobreza, la opresión, las políticas anti-mujeres y exige una vida digna.
 Nuestras reivindicaciones inmediatas son: la liberación inmediata de los compañeros encarcelados y de todos los presos políticos recientemente detenidos, la retirada de las fuerzas represivas y de los contratistas temporales de nuestros centros de trabajo.

Consejo para la organización de las protestas de los trabajadores petroleros contratados, 30 de octubre de 2022

Concentración de protesta en Asalouyeh

Según se informa en las redes sociales, los trabajadores del departamento de reparaciones del complejo de producción de urea de Pardis Petrochemical en Asalouyeh han iniciado una concentración de protesta.
 Los trabajadores han anunciado una huelga hoy, miércoles 2 de noviembre, debido a la falta de respuesta a sus demandas.

Consejo para la organización de las protestas de los trabajadores petroleros contratados, 2 de noviembre de 2022

Dos de nuestros colegas, Farid Koravand y Mohammad Malmoli Golzari, siguen bajo custodia policial

Como sabes, durante las manifestaciones de los trabajadores del petróleo en solidaridad con las protestas públicas, más de 250 de nuestros compañeros fueron detenidos los días 10 y 11 de octubre en Yek Bushehr, Kangan y la fase 2 de la refinería de Abadan.
 Durante este periodo, bajo la presión del ambiente de protesta en la industria petrolera y los ultimátums de sus colegas, muchos fueron liberados bajo fianza o pagando una multa.
 Según los informes que han llegado al Consejo de Organización, otros dos compañeros, Farid Koravand, que trabaja en las instalaciones de Yek, y Mohammad Malmoli Golzari, que trabaja en la fase 2 de la refinería de Abadan, siguen detenidos.
 Se dice que otros siguen detenidos, pero debido al ambiente policial y a la existencia de muchas otras unidades y guardias, no hemos recibido más información.
 El Consejo de Organización de las Protestas de los Trabajadores Petroleros Contratistas insiste en la liberación inmediata e incondicional de los trabajadores detenidos.
 Debido a la fuerza de las protestas nacionales, todos los detenidos durante las protestas populares deben ser liberados.

Consejo para la organización de las protestas de los trabajadores petroleros contratados, 6 de noviembre de 2022

== Informe nº 1: Sobre el ambiente de protesta entre el personal fijo del Ministerio de Petróleo

"En protesta por la no aplicación del artículo 10, el no ajuste de las tablas de empleo y la falta de respuesta a otras demandas, desde hace varios días el personal permanente de Pars Oil and Gas Company que trabaja en 37 plataformas de gas en la zona de South Pars no ha enviado los informes diarios sobre el volumen de extracción y producción de estas plataformas, así como los formularios del calendario de reparaciones a las autoridades superiores.
 Cada una de estas plataformas produce diariamente unos veintiocho millones de metros cúbicos de gas y condensado de gas. Según la normativa laboral, la cantidad de producción de cada plataforma debe comunicarse diariamente a los funcionarios para que el Ministerio pueda planificar el uso urbano en las provincias, las fábricas y las industrias alimentarias. Si no se envían estos informes, el Ministerio de Petróleo estará en serios problemas.
 A partir de mañana, 7 de noviembre, como continuación de las acciones de protesta, se ha decidido que el personal fijo rechace su comida diaria en el lugar de trabajo de forma coordinada en todas las unidades.
 Al anunciar esta noticia y sus decisiones, el personal permanente dijo cómo en menos de una hora, el parlamento votó para aumentar los salarios de las fuerzas armadas en un 20%; pero durante más de diez años, han estado ignorando la ley aprobada y sus cláusulas sobre el sustento de los trabajadores del petróleo.
 Tras el anuncio de este movimiento de protesta simbólico, la dirección de la compañía de petróleo y gas de Pars anunció que advertía seriamente que estas acciones alentarían a los enemigos del Estado Islámico y que las redes extranjeras se beneficiarían de ellas. Por ello, amenazaron con que la publicación de cualquier mensaje que fomente las huelgas y las interrupciones del proceso de producción de petróleo y gas tendrá una respuesta legal. -

A pesar de estas amenazas, los trabajadores están decididos a continuar con sus protestas de diversas formas.
 El Consejo de Organización de las Protestas de los Trabajadores Petroleros de Contrato, al tiempo que destaca la huelga nacional en todos los sectores petroleros, apoya esta acción del personal permanente y les pide que envíen fotos y videos de sus acciones de protesta al consejo para apoyar estas manifestaciones."

Consejo para la organización de las protestas de los trabajadores petroleros contratados, 6 de noviembre de 2022

Informe nº 2: Sobre el ambiente de protesta entre el personal fijo del Ministerio de Petróleo

El 6 de noviembre publicamos un informe sobre las protestas del personal permanente del Ministerio de Petróleo en diferentes áreas operativas.
 En este informe, se indica que al inicio de las acciones de protesta, los trabajadores rechazarán su cuota alimentaria, y que iniciarán este movimiento de protesta simbólico a partir del 7 de noviembre.
 A pesar de las amenazas que el personal fijo recibió de la dirección de la Compañía de Petróleo y Gas de Pars y de los departamentos de seguridad de las refinerías de petróleo, la protesta contra la no aplicación del artículo 10 de la Ley del Petróleo y el desprecio por los medios de vida de los empleados ha comenzado y ha dado su primer paso.
 Hemos recibido fotos de estas protestas y huelgas de los empleados oficiales del petróleo y el gas.
 Pedimos a todos los trabajadores que envíen sus informes de protesta y las fotos de sus acciones prácticas al Consejo de Organización de las Protestas de los Trabajadores Contratistas del Petróleo.
 Siempre hacemos hincapié en la formación de protestas y huelgas a nivel nacional en todos los sectores de la industria petrolera.

Consejo para la organización de las protestas de los trabajadores petroleros contratados, 8 de noviembre de 2022


Notas :
[1] El Día de Ciro el Grande se celebra el 29 de octubre, día en que se dice que Ciro II de Persia, fundador del Imperio Aqueménida, entró en Babilonia. Esta fiesta es observada principalmente por los nacionalistas y monárquicos iraníes.
[2] Véase: https://www.leftcom.org/en/articles/2022-09-29/workers-voices-on-the-protests-in-iran

domingo, 20 de noviembre de 2022

UN DEBATE SOBRE LA GUERRA EN UCRANIA

El 10 de septiembre de 2022 Internationalist Perspective coorganizó un debate público en Nueva York titulado “Guerra y crisis capitalista”.

Desde entonces, la guerra en Ucrania se ha intensificado y muchas más personas de Ucrania y Rusia han muerto por algo peor que nada. Las fuerzas ucranianas, armadas hasta los dientes por Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, han retomado parte del territorio, Rusia anexó provincias en el este de Ucrania, los misiles de ambas partes sembraron la destrucción en ambos lados, Putin ordenó la movilización masiva, provocando montones de protestas, resistencia y un éxodo de muchos miles rechazando el papel de carne de cañón. Todo esto y más ha sucedido, pero la pregunta fundamental debatida en Woodbine sigue siendo la misma: ¿es este un conflicto local en el que la nación invadida merece apoyo universal? ¿O es un conflicto interimperialista, resultante de la crisis global del capitalismo, en el que la clase trabajadora no tiene nada que ganar y todo que perder?

De estas evaluaciones se desprenden perspectivas opuestas. En este debate, moderado por Ross Wolfe, tres de los cuatro oradores argumentaron que se trata de una guerra entre capitalistas competidores en la que la clase trabajadora es la víctima y que, por lo tanto, esta última solo puede defender sus intereses negándose a luchar entre sí y luchando contra la clase dominante en ambos países. Esta posición se conoce como “derrotismo revolucionario”.

Sanderr de IP puso el énfasis en cómo, la incapacidad del capitalismo para superar los problemas económicos, sociales y climáticos arraigados en su propia crisis sistémica, lo lleva a la guerra. No “¿qué Estado apoyar?” sino “guerra ó revolución” es la cuestión planteada por los acontecimientos en Ucrania. El texto completo de su presentación en la reunión se puede encontrar a continuación.

Andrew, un comunista de Kharkhiv y autor de las “Cartas desde Ucrania” publicadas en Endnotes, declaró que “deberíamos buscar signos de la revuelta más pequeña contra el Estado y el nacionalismo y tratar de comprender la posibilidad de su contagio y propagación, más allá de las fronteras nacionales también, a medida que las consecuencias económicas de la guerra se extienden más y más (…) En lugar de esperar un mejor partido de “izquierda”, deberíamos tratar de facilitar y explotar los casos de saqueo individual y masivo, evasión del reclutamiento y deserción, huelgas que cortan toda la mierda patriótica en la atmósfera, tanto en Ucrania como más allá”. El texto de su presentación también se puede encontrar a continuación.

Lilya, originaria del norte de Ucrania, que ahora vive en el extranjero pero todavía en estrecho contacto con la gente de su país, informó sobre la creciente miseria causada por la guerra. Gran parte del fervor nacionalista inicial en Ucrania se ha disipado, dijo, pero la resistencia a la guerra no vendrá de los partidos, sino de la gente común de la clase trabajadora que realmente está sufriendo en este momento.

Un punto de vista completamente diferente fue defendido por John de Insurgent Notes afirmó que el derrotismo revolucionario nunca existió (ignorando el hecho de que fue el derrotismo revolucionario de la clase trabajadora, en Rusia en 1917 y en Alemania en 1918, lo que puso fin a la Primera Guerra Mundial) y abogó en cambio por el “defensismo”, lo que significa que los trabajadores y los pro-revolucionarios deberían unirse al esfuerzo de guerra del Estado ucraniano y la OTAN, mientras mantienen una posición autónoma hacia el Estado. También dijo que deberíamos reconsiderar el nacionalismo, alegando que podría haber formas de nacionalismo con un contenido anticapitalista y un potencial revolucionario. Su conclusión era que vivir bajo el régimen capitalista liberal de Zelensky es preferible a ser gobernado por el Kremlin “fascista”. El mismo argumento del “mal menor” que se ha utilizado una y otra vez para alistar a la clase trabajadora en las guerras del capitalismo.

LEER EL DEBATE COMPLETO AQUÍ

• Pensamientos inoportunos: Notas sobre la revolución y Ucrania (Andrew)
• LA CRISIS CAPITALISTA Y LA GUERRA EN UCRANIA (Sanderr)
• ¡HAZ ALGO! (I.L.)

martes, 18 de octubre de 2022

[Chile] 3 AÑOS DE OCTUBRE: RESTAURACIÓN CAPITALISTA Y EMPEORAMIENTO DE NUESTRAS CONDICIONES DE VIDA

Vamos Hacia la Vida
18 de octubre 2022. Santiago de Chile

A tres años de la revuelta del 2019 no debiera sorprendernos la escalada represiva del gobierno de Boric, como tampoco el resultado del plebiscito, pues cualquiera fuera “el ganador”, nuestra derrota ya había sido sellada de antemano al encauzar por la vía democrática la potencia de octubre. En su lugar debemos reflexionar sobre la situación mundial de crisis del capital y de cómo se manifiesta en el territorio dominado por el Estado de Chile. El mundo se ha transformado en un polvorín que estalla de manera cada vez más frecuente, demostrando el agotamiento del consenso social, que ha sido incapaz de asegurar las condiciones mínimas de sobrevivencia para el conjunto de la humanidad. Si no rompemos con esta realidad, el advenimiento del autoritarismo será pavimentado por la misma democracia, intensificando la descomposición social y la precarización de nuestras vidas. La imposición del TPP-11 por parte de todo el espectro político –desde la izquierda más multicolor, a la derecha más fascistoide–, obedece a una necesaria reconfiguración del capital en nuestra región, al igual que el despliegue de los milicos en el Wallmapu y la dura represión a las salvajes manifestaciones estudiantiles.

La lucha por la emancipación humana, por una sociedad sin clases y en armonía con la tierra, que la revuelta puso en evidencia al suspender momentáneamente el orden del capital, expresa la necesidad de superar este orden social que nos lleva de forma acelerada al abismo. No nos interesa transformar esta fecha en una conmemoración estilizada de nuestra actividad contra el orden existente. Queremos dejar en claro que la única forma de salir de la derrota es volver a la calle, fomentar la autoactividad proletaria, superar la deriva democrática –ya debería estar más que demostrado que nos lleva a un callejón sin salida– y transformar nuestras relaciones en un movimiento colectivo hacia una ruptura real con nuestra miseria, rompiendo las separaciones que nos impone el capital y el Estado, y así hacer florecer nuevamente la fuerza subversiva de aquel 18 de octubre, pero esta vez, sin dar vuelta atrás.
Por el momento, tenemos tareas urgentes que enfrentar, como exigir la libertad de l@s pres@s polític@s de la revuelta, anarquistas, subversiv@s y mapuche.
 
¡Burgueses de derecha y burgueses de izquierda deben ser iguales ante el odio del proletariado!

viernes, 7 de octubre de 2022

Argentina: LIBERTAD A LAS PRESAS MAPUCHE. TERRORISTA ES EL ESTADO

Boletín La Oveja Negra
07/10/2022, Rosario
boletinlaovejanegra.blogspot.com

El 4 de octubre por la mañana el Estado argentino desalojó la lof Lafken Winkul Mapu, a 35 kilómetros de Bariloche. El operativo involucró más de 200 efectivos del “comando unificado de seguridad zona Villa Mascardi” creado recientemente por el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández.

Dos días antes “vecinos de Bariloche” realizaron una caravana bajo el lema “basta de terrorismo en la Patagonia”. Había consignas como “Roca volvé, terminá lo que empezaste”. A la cabeza iba la presidenta del PRO y exministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien el 1° de agosto del año pasado fue hasta donde secuestraron y asesinaron a Santiago Maldonado para festejar su victoria.

Si se quiere seguir el lenguaje presidencial se puede decir que hay discursos de odio. Pero acá lo importante son las acciones, las acciones perpetradas por el Estado argentino, donde los discursos solo vienen a justificar lo ya sucedido o planificado.

Esta vez no hubo asesinados como cuando los disparos de las fuerzas del orden dieron muerte a Rafael Nahuel de la lof Lafken Winkul Mapu o Elías Garay de la lof Quemquemtrew. Esta vez la demostración de fuerzas fue la represión, desalojo y el posterior traslado de mujeres y niños hasta Buenos Aires.

El traslado de las mujeres mapuche detenidas hasta Ezeiza fue bajo el argumento que en Bariloche y cercanías no hay dónde alojar a presas amamantando. La situación es muy dolorosa e indignante. Trascendió que una lamgen fue trasladada sola a un hospital en  trabajo de parto y dio a luz en el cautiverio. Por su parte, niños y niñas mapuche fueron obligados a estar solos durante más de 12 hs. dentro del territorio, resguardándose de las fuerzas policiales que los quería detener también montaña adentro.

Hay quienes dicen que estamos en el siglo XIX o en la dictadura de los 70. ¿Y se preguntan que viene después? Después vienen, juicios y elecciones, cárcel y alguna renuncia de algún que otro funcionario estatal. Porque estamos en democracia. Y esto es también la democracia.

El gobierno nacional no está siguiendo la agenda de Patricia Bullrich, es una política de Estado.

Esto no es como “en la época de Roca”, acá reprime un gobierno elegido libremente, con la ley en la mano, en defensa de la propiedad privada de la burguesía nacional y extranjera.

Los mapuche y otras comunidades que habitaron lo que bajo sangre y fuego hoy se llama Argentina fueron exterminados para el desarrollo de la sociedad capitalista. Hoy no son perseguidos por SER mapuche, son perseguidos por HACER. Hay cientos de miembros de otras comunidades que no son perseguidos. Lo que se intenta reprimir, encarcelar y asesinar es el desprecio por la propiedad privada y el Estado, la firme oposición contra lo que nos arruina la vida.

Si compartimos estas reflexiones es porque pensamos posible acabar con todo esto. Para que, de cara al futuro, no haya injusticias que señalar ni Estado asesino al cual implorar clemencia.


Más información: https://www.anred.org/2022/10/04/comando-especial-del-gobierno-nacional-desaloja-con-disparos-a-la-comunidad-mapuche-lafken-winkul-mapu

martes, 4 de octubre de 2022

Voces de los trabajadores sobre las protestas en Irán

Traducción semiautomática
Original: leftcom.org/en/articles/2022-09-29/workers-voices-on-the-protests-in-iran

En protesta por la muerte de una joven, Mahsa Amini, que fue detenida por la "policía de la moral" en Teherán por no llevar correctamente el hiyab, hemos sido testigos de continuas manifestaciones durante las dos últimas semanas en todo el país, como siempre con una respuesta bárbara por parte de la República Islámica de Irán.

Hasta ahora se ha informado de que 76 personas han muerto y cientos han sido detenidas. La naturaleza y la magnitud de estas protestas han cogido a todo el mundo por sorpresa, en particular a los que viven de estas sorpresas. A saber, los principales medios de comunicación, las celebridades, los activistas de clase media... y muchos más, hasta el punto de llamarla "la primera revolución feminista de nuestro tiempo".

Trataremos los aspectos políticos de las protestas en Irán en nuestro próximo artículo, pero por ahora, publicamos las traducciones de tres declaraciones, del Sindicato de Trabajadores de la Caña de Azúcar Haft Tappeh, del Consejo para la Organización de las Protestas de los Trabajadores Contratados del Petróleo y del Consejo de Coordinación de las Organizaciones Sindicales de Profesores Iraníes.

Condena del asesinato de "Zhina" Amini:

    Mahsa "Zhina" Amini, una joven de 22 años de Saqqez, fue detenida por la "policía de la moral" en la estación de metro de Haghani, en Teherán, el 13 de septiembre. Al cabo de dos horas, su cuerpo medio muerto fue entregado al hospital de Kasra.

    Desgraciadamente, "Zhina" Amini murió en la noche del viernes 16 de septiembre en el hospital debido a una lesión cerebral.

    No es la primera vez que las mujeres de nuestra sociedad son golpeadas y detenidas, no es la primera vez que las dulces vidas de las mujeres y niñas de esta tierra son objeto de políticas antifeministas y patriarcales, y desgraciadamente, mientras el capitalismo y el patriarcado prevalezcan, volveremos a ser testigos de tales tragedias.

    Pero el pueblo oprimido del Kurdistán y de otras ciudades de Irán, los estudiantes y las mujeres luchadoras, han demostrado con sus protestas que se opondrán a esta matanza sistemática.

    Los hombres y mujeres oprimidos saben que con la unidad y la solidaridad y la lucha continua, pueden acabar con esta opresión y discriminación para que los amos de la violencia y la opresión no puedan seguir matando a nuestros hijos.

    El Sindicato de Trabajadores de la Caña de Azúcar Haft Tappeh expresa sus condolencias a la familia de "Zhina" Amini y comparte su dolor por la pérdida de su querido hijo.

    El Sindicato de Trabajadores de la Caña de Azúcar Haft Tappeh condena el asesinato de "Zhina" Amini y exige la identificación y el castigo de los autores de este crimen y exige la anulación de todas las leyes contra las mujeres.

    (Sindicato de Cañeros de Haft Tappeh)
Declaración en apoyo de las protestas populares y contra las represiones del gobierno en Irán:
  Nosotros, los trabajadores de los proyectos petrolíferos, junto con todo el pueblo de Irán, expresamos una vez más nuestra rabia y odio hacia el asesinato de una joven, Mahsa Amini, a manos de la "policía de la moral". Apoyamos la lucha del pueblo contra la violencia organizada contra las mujeres, contra la pobreza y la inseguridad, el infierno que se ha creado. Mahsa y otras como ella son nuestras hijas y miembros de nuestra familia. ¿Hasta cuándo seguirá la violencia contra las mujeres y el dominio de las calles con el pretexto del hiyab? ¿Hasta cuándo tendremos que pasar hambre y estar inseguras? Ya está bien. Protestar es un derecho inalienable de nosotros, los trabajadores, y de todo el pueblo. Protestamos contra la opresión y la persecución que se nos inflige desde hace más de cuarenta años. No estamos dispuestos a seguir tolerando esta esclavitud e injusticia.

    Nosotros, los trabajadores del petróleo, advertimos que si no se detienen las detenciones, los asesinatos y el acoso y la persecución de las mujeres a causa del hiyab, y no se pone fin a la represión del pueblo, no permaneceremos en silencio. Junto con toda la gente, protestaremos y dejaremos de trabajar.

    Escuchad lo que decimos nosotros y el pueblo.

    Se lo advertimos.

    (Consejo para la organización de las protestas de los trabajadores contratados del petróleo, 26 de septiembre de 2022)

 Contra la supresión generalizada de las protestas populares, el acuartelamiento de las escuelas y las detenciones de estudiantes y manifestantes callejeros:

¡En el nombre de dios!
Profesores y pueblo de Irán amantes de la libertad:

En los últimos días hemos sido testigos de escenas amargas por un lado y dulces por otro. Por un lado, la amargura de la familia de #MahsaAmini en duelo por la muerte de su inocente hijo y, por otro, la enorme ola nacional y esperanzadora de personas en todo el país en solidaridad y compañerismo. Con esta familia en duelo, se demuestra que Irán sigue vivo y dinámico y no se doblega ante la opresión.

La contradicción, de disparar directamente a personas inocentes en las calles para demostrar que las muertes de personas de esta tierra como Mahsa han sido accidentales, no se le ocurrió al aparato represivo del gobierno, que ha gastado tanto esfuerzo en los medios de comunicación y en la propaganda gubernamental para mostrar que Mahsa murió de forma normal y natural. Al mismo tiempo, las autoridades criminales fosilizadas han convertido algunas escuelas del país en bases militares para reprimir a la gente que protesta, y muchos de los jóvenes detenidos son estudiantes de secundaria y alumnos del próximo curso universitario, que aún no han empezado. Ahora tienen que pasar por el aislamiento y la prisión. Por otra parte, cada día en las calles del país se ven imágenes dolorosas de la represión de los manifestantes, que se publican ampliamente en las redes virtuales, y millones de iraníes y no iraníes de todo el mundo han visto estas escenas violentas. Estas imágenes son tan desgarradoras que hieren el corazón de toda persona honorable.

 El Consejo de Coordinación de las Organizaciones Sindicales de Profesores de Irán, a la vez que condena enérgicamente la represión gubernamental contra el pueblo indefenso que protesta por la situación actual, especialmente el acuartelamiento de algunas escuelas, la detención y el encarcelamiento de estudiantes y personas en las recientes concentraciones pacíficas, hace un llamamiento a todos los educadores en activo y jubilados y a los estudiantes para que se pongan de su lado en la protesta contra el comportamiento erróneo y violento del gobierno. Pide que los profesores y los estudiantes eviten acudir a las escuelas de todo el país los días 26 y 28 de septiembre.

La muerte de #MahsaAmini demostró que diferentes estratos sociales se oponen firmemente al planteamiento del hiyab obligatorio, que ni siquiera tiene razones religiosas válidas. Se espera que los estudiantes de Irán, y especialmente las valientes jóvenes de nuestra tierra, insistan en este derecho legal e inherente y continúen reclamándolo de forma adecuada.

La ola de apoyo nacional en la protesta por el asesinato de #MahsaAmini demuestra que nadie se atreverá a ignorarlas y tratarlas inhumanamente de nuevo.

El Consejo Coordinador de las Organizaciones Sindicales de Profesores de Irán solicita sincera y respetuosamente a todas las fuerzas del orden que bajen sus armas y no disparen contra las personas que están sufriendo y muriendo y que estén al lado del pueblo antes de que sea demasiado tarde.

El Consejo de Coordinación también exige a todos los profesores en activo y jubilados, a los veteranos y a los jubilados del país y del ejército y de la seguridad social, a los sindicatos, a los deportistas y a los artistas y a todas las personas influyentes y de confianza de la sociedad que en estos días difíciles, aunque inspiradores, estén al lado de los estudiantes y del pueblo que exigen que se cumplan sus derechos, para que nuestros niños y ciudadanos sufran menos daños. El Consejo de Coordinación espera que en los próximos días, las autoridades gubernamentales dejen de reprimir a los ciudadanos con un enfoque racional y legal, considerando la infructuosidad de la represión y su efecto en la propagación de protestas y descontentos a través de muchas experiencias probadas, y obedezcan las demandas del pueblo, de lo contrario, el Consejo de Coordinación anunciará sus próximos planes en protesta contra la situación actual y en solidaridad con los estudiantes y el querido pueblo de Irán.

(Consejo Coordinador de Organizaciones Sindicales de Profesores de Irán, 25 de septiembre de 2022)

lunes, 3 de octubre de 2022

CONTRA LA TRAMPA DE LA DEMOCRACIA: ELECCIONES EN BRASIL

Editorial Ande
Perú, 02/10/2022

Protestas de la clase trabajadora a nivel mundial, una guerra interimperialista en curso que amenaza con devenir en una guerra nuclear, precios exorbitantemente elevados en cada rincón del planeta, la izquierda del capital revalidando nuevamente el electoralismo y la vieja historia de la crisis capitalista que promete ser más encarnizada. Es en este escenario contradictorio que se desarrolla una vez más las grisáceas trampas electorales de la democracia burguesa. El presente escenario es Brasil.

El resultado de los próximos comicios electorales en Brasil estará en el centro de la opinión pública internacional durante los próximos días. No es para menos, se trata de la principal economía regional en términos de producción y la decimotercera a nivel mundial. Una formación económico-social que, aun siendo periférica, tiene una considerable capacidad de exportación de capitales, manteniendo relaciones asimétricas o subimperialistas con vecinos de la región como Paraguay o Bolivia, y que históricamente se enroló de manera activa en las misiones contrainsurgentes impulsadas por el imperialismo norteamericano y las burguesías latinoamericanas. Actualmente mantiene relaciones económicas fluidas con el imperialismo chino colaborando con su expansión en América Latina.

Como es evidente, el curso de los acontecimientos políticos en este país no puede ser desestimado por nadie. Pero su evaluación, más aún si pretende realizarse desde una perspectiva proletaria, debe hacerse considerando las contradicciones esenciales, y no la mera inmediatez que solo se queda en lo aparente.

A pesar de que en los hechos el Partido de los Trabajadores (PT) demostró ser un reformista que no realizó cambios estructurales, buena parte de la izquierda y el llamado “progresismo” continúa sosteniendo la existencia de una diferencia esencial entre este partido y la extrema derecha representada por Jair Bolsonaro. La postura impulsada por estos sectores ingenuos afirma que la permanencia de Bolsonaro en el gobierno equivaldría a una victoria fascista sobre la democracia liberal cual Mussolini marchando sobre Roma. En consecuencia, la tarea inmediata sería la lucha contra el bolsonarismo en defensa de las libertades democráticas y el Estado de derecho. Es decir, que estos grandes “defensores de la libertad” son en realidad militantes del capital y sus expresiones democrático-burguesas. No importa que Lula haya sido muy claro con su postura procapitalista. Por ejemplo, ya desde el 2002 decía lo siguiente en una entrevista publicada en la Revista IstoÉ: “El capitalismo brasileño hoy está inoperante. El actual gobierno impide que Brasil sea capitalista, porque dificulta el crédito a quien produce y a quien consume debido a las altas tasas de interés. (…) Quiero dinamizar la economía. El primer paso es hacer que Brasil crezca en el mercado interior y externo. (…) Los empresarios deberían votarme porque, en este momento, solamente yo soy capaz de hacer que la economía vuelva a crecer (…)”. Tampoco importa que incluya entre sus filas a políticos tradicionales vinculados al catolicismo conservador y a la agroexportación como Geraldo Alckmin, y busque asegurar el apoyo reuniéndose con sectores del gran capital como Josué Gomes, presidente de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (FIESP); Isaac José Sidney, director de la Federación Brasileña de Bancos (FEBRABAN); Benjamin Steinbruch, director de la Consejo de Administración de Compañía Siderúrgica Nacional de Brasil; Flávio Gurgel Rocha, presidente del gigante textil Lojas Riachuelo y parte del más grande grupo de empresarios textiles en América Latina, Grupo Guararapes; y otro largo etcétera. En fin, todo vale con tal de sacar al “fascista” de la gestión gubernamental. Todo se reduce a los malabares políticos, dejando fuera las relaciones económicas, especialmente aquellas que mantienen en condiciones de creciente explotación a su población trabajadora. Estas organizaciones desligan el Estado de las dinámicas del capital y no comprenden las categorías como totalidad.

El primer elemento de esta falsa contradicción radica en trasladar de forma mecánica una categoría que sintetizaba un proceso histórico diferente y especifico al actual ascenso de la extrema derecha en el mundo. Pero aun considerando que tenga algo de credibilidad, la experiencia real del movimiento obrero probó hasta el cansancio que la lucha contra el fascismo no puede efectuarse sin una lucha contra el capitalismo en general. Contraponer el fascismo a los valores y las formas económicas y políticas liberales implica negar su unidad orgánica como dos momentos del desarrollo del capital.

En Brasil existe una clara continuidad entre la política económica del PT y la ejecutada por Bolsonaro. Para poner unos ejemplos, la producción de soja, commodity más importante de Brasil, tuvo su mayor despunte en los gobiernos del PT con un crecimiento continuo de 51, 919 440 toneladas en 2003 a 96, 394 820 en el 2016 (según la FAO). Mientras las hectáreas de producción de soja del 2006 al 2016 aumentaros de 22, 04 millones a 33, 15 millones (según la FAO). La producción total de granos para la agroexportación entre 1975 e 2017 que era de 38 millones de toneladas, creció más de 6 veces, hasta 236 millones despuntando principalmente en los gobiernos del PT (según el EMBRAPA). Es decir que hubo un crecimiento casi continuo de la agroexportación en los gobiernos petistas. Incluso, en el gobierno de Lula hubo mayor participación de los sectores de la industria en el PIB con un 23, 1% en el 2011 mientras que en el de Bolsonaro se redujo a un 18, 9% en el 2021 (según IBGE). Si la oposición entre fascismo y democracia debe desestimarse, es todavía más insostenible pensar en una disociación radical entre dos gestiones que, en lo fundamental, han mantenido el mismo programa económico en beneficio del agronegocio, el capital financiero y la burguesía industrial. La izquierda y el progresismo cierra los ojos ante los hechos y cae presa de las diferencias aparentes que existen entre Lula y Bolsonaro. La infame retórica y el cretinismo de este último, carácter rancio de la extrema derecha, no es más que una estrategia para capitalizar el descontento de los trabajadores frente a las limitaciones del “socialismo del siglo XXI” que caracterizó la experiencia petista.

Si admitiéramos que las diferencias entre los dos principales candidatos no son esenciales, pareciera sensato para los trabajadores optar por una “verdadera opción de izquierda” en el proceso electoral. De hecho, en los comicios brasileños abunda esta fauna electoral. Tratándose de distinguir del “lulo-petismo” encontramos las candidaturas del Partido Comunista Brasileño (PCB), la Unidad Popular (UP) y la del Polo Socialista Revolucionario (PSR). Estas organizaciones, más allá de sus matices, no parecen tener mayor objetivo que reemplazar al PT electoralmente y ejecutar, a partir del acceso a la maquinaria estatal, medidas aparentemente progresistas para los trabajadores. Sus prácticas, tan limitadas, como sus sueños de cumplir las llamadas “tareas democrático-burguesas” se justificarían porque el PT no habría realizado transformaciones sustanciales “traicionando” a los trabajadores. Se trata al fin de poner de cabeza al rey (capital), no de cortarle la cabeza.

Lo que subyace a este tipo de intervención política, por más que se enuncie una y otra vez que obedece a mediaciones tácticas, es una confianza ingenua en los mecanismos institucionales. Una fe pudorosa en la posibilidad de reformar lo irreformable o de consolidar conquistas que gradualmente modifiquen la balanza en favor de los trabajadores. El cuestionamiento del carácter de clase, del capital y el Estado, tan caro al comunismo, al que adscriben muchas de estas organizaciones, brilla por su ausencia. Han guardado en la gaveta El Manifiesto Comunista hasta el final del proceso electoral.

Es habitual que la priorización de la disputa institucional esté motivada por el oportunismo político y la obtención de beneficios económicos que brinda el acceso a la gestión del aparato estatal. Con todo, en el caso de muchas organizaciones que se reivindican de izquierda, esta opción “táctica” suele ser motivada por una evaluación equivocada del momento histórico y de las posibilidades reales de la actuación dentro del Estado. En medio de un proceso de decadencia social, económica y política generalizada a nivel global, conflictos bélicos con la participación de los principales bloques imperialistas, y una crisis de sobreacumulación sin resolución a la vista, llama la atención que los sectores que deberían encabezar la lucha contra el capitalismo no tengan nada más qué ofrecer a los trabajadores que ir a votar por la llamada “verdadera izquierda”. Aunque se llenen la boca con consignas grandilocuentes como “poder popular” o “socialismo”, en los hechos incurren en la afirmación del capital y sus formas políticas. En el contexto brasileño esta posición es todavía más deplorable. ¿Qué democracia van a defender los millones de proletarios que sufren desde siempre un Estado de excepción permanente en las favelas?

No deberá sorprender, entonces, que las masas desborden a los partidos y sindicatos como ocurrió en las manifestaciones del año 2013, cuando durante la gestión petista encabezada por Dilma Rousseff, millones de trabajadores irrumpieron en medio de las disputas interburguesas, colocando en evidencia que la única contradicción fundamental y real es la contradicción capital-trabajo. En aquel contexto, mientras el grueso de la izquierda reculaba en favor de la gestión petista, el ánimo radical de los trabajadores fue capitalizado por la demagogia derechista. Es decir, el engendro bolsonarista no es nada más que el resultado de la defensa ingenua de las instituciones burguesas practicadas por estos sectores electoreros atrapados en las redes democráticas. Es la dialéctica del capital en la política que solo cambia sus representantes. Sorprende que, aun después de estas experiencias, los agrupamientos que se identifican con los intereses del proletariado no puedan ir más allá de la crítica al PT. Esta, aunque fundamental, es insuficiente.

El parlamentarismo en las condiciones actuales no tiene otro papel que reducir el trabajo militante a un apéndice de la dinámica electoral. Dinámica democrática que es indisociable del interés capitalista y las exigencias de la valorización del valor. Subordina las energías de militantes honestos al curso infructuoso del juego institucional, en el que la burguesía siempre tiene la sartén por el mango. Obstruye el reconocimiento de la dominación de clase porque se presenta como una opción para mejorar algo sin ir a la raíz de los problemas. Cambio de la apariencia, mas no de la esencia.

La pregunta cae por su propio peso ¿qué hacer? Ser revolucionario significa comprenderse como momento del movimiento real de la clase, colaborando con sus autoesclarecimiento y sus procesos de lucha, es decir, concurrir en la acción colectiva del proletariado en la defensa de sus intereses de clase de manera irrestricta. En las condiciones actuales esto implica ir más allá de las trampas democrático burguesas agitando una posición abstencionista en el proceso electoral, pues ni la izquierda reformista, ni los críticos, ni mucho menos la extrema derecha, suponen una acción en sentido de negar radicalmente la dominación capitalista. Son, por tanto, una traba al desarrollo de la conciencia del proletariado y su papel revolucionario en la actual crisis capitalista. Nuestra consigna es, por tanto, la autoemancipación del proletariado a través de un proceso revolucionario más allá de las trampas democráticas de la burguesía.

Rusia: movilización y resistencia

¿Puede el movimiento antiguerra ruso estar a la altura del desafío?

Traducción e introducción: materialesxlaemancipacion.espivblogs.net

Extraído de:
avtonom.org 26/09/2022
es.crimethinc.com/2022/09/26/russia-mobilization-and-resistance-can-the-russian-anti-war-movement-rise-to-the-challenge 

Publicamos a continuación un posicionamiento  realizado por anarquistas de Rusia con respecto a la agitación y desobediencia contra la reciente movilización masiva de tropas de milicos y reclutamiento forzado de civiles por parte del Estado capitalista ruso. Una vez más el fantasma del derrotismo revolucionario se manifiesta en las calles de distintas ciudades rusas a través de acciones directas, deserciones y sabotajes realizadas por el proletariado a manera de insumisión, y como contundentes respuestas a la agudización de este conflicto bélico que una vez más arrastro a nuestra clase al matadero imperialista. Más allá de ciertas discrepancias terminológicas expuestas en el texto (“ciudadanos” o  “por una sociedad más participativa e igualitaria”) se resalta cualitativamente el rechazo contundente de una guerra entre todas las distintas facciones del Capital, oponiéndose a todas por igual; y que además, exhorta a una movilización internacional e internacionalista para frenar esta barbarie, dando a entender que desde hace mucho esto dejo de ser un conflicto local y que por el contrario se enmarca en la actual crisis del Capital.

El 21 de septiembre, tras la contraofensiva ucraniana de principios de septiembre, Vladimir Putin anunció una «movilización parcial» de la población rusa para apoyar la invasión rusa de Ucrania iniciada en febrero de este año. El artículo de Crimethinc, escrito en colaboración con anarquistas rusos y que incorpora material traducido de nuestro sitio web avtonom.org, examina la respuesta del movimiento antiguerra en Rusia y el potencial de disturbios en la sociedad rusa en general.

A finales de marzo de 2022, escribimos que la primera fase del movimiento antiguerra ruso había llegado a su límite, reprimido en gran parte por la fuerza bruta. Suponíamos que la siguiente fase no comenzaría hasta que las sanciones económicas y la pérdida de seres queridos en la guerra hubieran hecho mella en la población. Sin embargo, en contra de lo que se esperaba, la economía rusa no se ha hundido -gracias en parte a la fidelidad de los capitalistas occidentales al petróleo ruso- y Putin ha conseguido minimizar el descontento en Moscú y San Petersburgo recurriendo a soldados procedentes principalmente de pequeñas ciudades.

Otro acontecimiento que puede presionar a la sociedad rusa es la movilización de aquellos que han sido reclutados, y en Rusia todos los hombres mayores de 18 años están sujetos a la conscripción. Después de que las bajas de guerra rusas alcanzaran las cinco cifras, Putin eligió finalmente este camino. Ya estamos viendo cómo se recluta a la gente a la fuerza en las fuerzas armadas rusas. ¿Significa esto que la guerra se prolongará indefinidamente? ¿O comenzará un nuevo periodo de inestabilidad política en Rusia?

En nuestra opinión, el movimiento antibélico militante en Rusia sigue siendo la única esperanza de paz en toda la región postsoviética. Como escribimos en marzo:

«La única manera de evitar esta guerra -y probablemente también la única manera de detenerla ahora sin que se produzcan enormes bajas en ambos bandos- es que estalle un poderoso movimiento internacional contra la guerra en Rusia que haga tambalearse al gobierno de Putin, seguido de algo similar en Ucrania y en otras partes del mundo. Si la guerra se prolonga indefinidamente o se termina de alguna manera por la fuerza bruta del militarismo nacionalista, dejará a la gente de todos los lados del conflicto atrapada en una trampa nacionalista y militarista durante décadas.

Pero si la guerra en Ucrania termina mediante la rebelión y la solidaridad de la gente común, podría sentar un precedente para nuevos levantamientos, insurrecciones y solidaridad que podrían extenderse desde Rusia a Ucrania, Europa Occidental y Estados Unidos.»

El problema es que durante la última década y media Putin ha reprimido sistemáticamente todos los movimientos en Rusia, así como en los países vecinos. Un sinnúmero de rusos, que de otro modo podrían formar la columna vertebral del movimiento antiguerra ruso, ya están en prisión o se han visto obligados a emigrar. Sobre esto, los anarquistas de Irkutsk escribieron en su canal de Telegram el día después de que se anunciara la "movilización parcial":

«El verano fue un periodo de recesión. Nadie protestaba, o si lo hacían, era de forma individual y era más bien un activismo cotidiano.

Ayer la situación volvió a cambiar. Y como alguien escribió a finales de febrero: Enhorabuena, tenemos una situación revolucionaria, pero me apresuro a decir que no tenemos ninguna fuerza revolucionaria en el país».

¿Cómo se crea un movimiento revolucionario en medio de la más brutal represión? Esta es más o menos la misma cuestión por la que la gente ha estado luchando en Irán durante la última década, aunque con más imprevisibilidad.

El anuncio de una "movilización parcial" desencadenó una nueva ola de emigración. Han aparecido largas colas en las fronteras, por ejemplo en la frontera con Mongolia. Irónicamente, si Rusia consigue proteger sus fronteras de los desertores para que la movilización sea más eficaz, también puede cerrar la válvula de presión que hasta ahora ha garantizado la sostenibilidad de la autocracia rusa.

Inmediatamente después de que Putin anunciara una "movilización parcial", los manifestantes salieron a las calles de todo el país. Como en febrero y marzo, las feministas ayudaron a organizar muchas de estas concentraciones. Las protestas del 21 de septiembre y de este pasado fin de semana no fueron tan grandes como las manifestaciones en el momento álgido de la primera ola de protestas. Pero si se tiene en cuenta que las penas han aumentado tanto que ahora se pueden pasar años en la cárcel por sostener una pancarta, es impresionante que hayan tenido lugar. (Como amantes de la poesía de Vladimir Mayakovsky, queremos enviar nuestro más cordial saludo a los manifestantes que fueron detenidos por intentar leer poesía antibélica en su monumento de la Plaza del Triunfo).

La policía, como es habitual, respondió a la protesta con fuerza bruta. Además, la propia movilización militar se ha utilizado de forma punitiva: a muchos de los detenidos se les entregaron avisos de movilización en las comisarías. Por supuesto, esta práctica contribuirá a la inquietante impresión de que la movilización es una táctica de distracción por parte del gobierno de Putin contra ciertos segmentos de la población, en lugar de un objetivo patriótico, y también podría conducir a una movilización menos fiable de las tropas en el frente.

Las protestas más interesantes han tenido lugar en pequeñas ciudades de la periferia de Rusia, donde los manifestantes han empezado a intentar defenderse. En el pueblo de Endirey, en Daguestán, por ejemplo, la policía se vio obligada a disparar por encima de las cabezas de los manifestantes para recuperar el control de la situación. En Makhachkala, la capital de Daguestán, los manifestantes intentaron bloquear la carretera y se enfrentaron a las fuerzas de seguridad. Si la red de control de Rusia comienza a desgarrarse, lo hará en los bordes, no en el centro del régimen.

Como la protesta ordinaria es tan costosa, la principal forma de protesta que ha cobrado impulso en los últimos siete meses han sido las acciones clandestinas, como la quema de centros de reclutamiento militar y el sabotaje de ferrocarriles. Antes del anuncio de la "movilización parcial", se habían producido al menos 37 ataques incendiarios contra comités militares y edificios administrativos desde la invasión de Ucrania; en la mañana del 25 de septiembre, tras el anuncio de movilización de Putin, se habían registrado al menos 17 ataques más. En el momento de finalizar este texto se ha producido otro, con lo que el número de ataques asciende a 55 (a fecha de 26.09.2022).

Algunos de estos ataques bien podrían ser obra de anarquistas organizados, como los asociados a la clandestina Organización Militante Anarco-Comunista, que comenzó a recibir mucha publicidad después de que los entrevistáramos el mes pasado. Algunos de los otros ataques son simplemente actos de desesperación. En las últimas 24 horas, un hombre que protestaba contra la movilización se prendió fuego en una estación de autobuses de Ryazan. Otro disparó y mató a un comisario militar en la ciudad de Ust-Ilimsk, en la región de Irkutsk. Al parecer, cuando el comisario militar estaba informando a los reclutas, el asaltante dijo: «¡Nadie va a ninguna parte!» y le disparó. Al igual que en Kazajstán, el hecho de que sea tan difícil protestar abiertamente significa que la línea entre salir a la calle con una pancarta dibujada a mano y salir solo con una lata de gasolina o un arma de fuego casera es más delgada que en Europa Occidental y Estados Unidos.

Aunque por fin se puede asumir que, acorralado, Putin puede perder pronto el poder, esto no garantiza en absoluto que lo que venga después sea mejor. El nacionalismo frustrado es un caldo de cultivo clásico para el fascismo, y muchos de los que se han atrevido a criticar la política exterior de Putin son halcones de la guerra que han exigido una política más agresiva hacia Ucrania y sus aliados. Putin ha cultivado movimientos nacionalistas y fascistas leales mientras reprimía movimientos y subculturas autónomas y antiautoritarias, y el legado de la Unión Soviética ha desacreditado las ideas izquierdistas y comunistas en la mente de millones de rusos.

Ahora es crucial canalizar los recursos y el apoyo a los anarquistas rusos y a los manifestantes contra la guerra para que tengan los medios a su disposición para defender su causa ante otros rusos, no sólo para poner fin a la guerra en Ucrania, sino también para un nuevo modelo de sociedad que sustituya al régimen de Putin, uno más participativo e igualitario. El capitalismo desenfrenado y la anarquía que se produjeron tras el colapso de la Unión Soviética en 1991 fueron un desastre de enormes proporciones; por ello, es comprensible que muchos rusos tengan miedo al cambio, y corresponde al movimiento anarquista demostrar que el cambio social puede conducir a resultados diferentes.

Como argumentamos en el artículo Levantamiento en Kazajistán: «El verdadero cambio social en la esfera de influencia rusa, como en Occidente, requerirá una larga lucha. El derrocamiento de los gobiernos es necesario pero no suficiente: para protegerse de futuras imposiciones políticas y económicas, los ciudadanos tendrán que desarrollar un poder colectivo sobre una base horizontal y descentralizada. Esto no es el trabajo de un día o de un año, sino de una generación».

Llevamos mucho tiempo insistiendo en que la situación de Rusia merece nuestra atención no porque represente un caso atroz y excepcional de opresión estatal, sino porque es una variación de la misma situación a la que nos enfrentamos todos en todo el mundo. La autocracia totalitaria no ha perdido su posición como modelo de poder estatal en el siglo XXI. Está ganando terreno en Europa -como demuestra la victoria de la extrema derecha en las elecciones italianas de esta semana-, así como en Estados Unidos.

A medida que se intensifican los conflictos por los recursos, exacerbados por la crisis medioambiental, es probable que veamos más guerras como la de Ucrania. De hecho, ya está ocurriendo en otros países de la antigua Unión Soviética, como las acaloradas disputas entre Tayikistán y Kirguistán, Azerbaiyán y Armenia. Los que luchan contra el autoritarismo y el militarismo en Rusia hoy en día están luchando lo mismo que deberíamos estar luchando en todo el mundo y deberíamos aprender de ellos y apoyarlos.

miércoles, 28 de septiembre de 2022

Manifestaciones contra la movilización - ¡Genial! Deshacerse del capitalismo que exige nuestra sangre - ¡aún mejor!

Bilan et Perspectives, 22 de septiembre de 2022
Tradución semiautomática
Original: https://www.leftcom.org/en/articles/2022-09-28/demonstrations-against-the-mobilisation-great-getting-rid-of-capitalism-that

En un discurso a la nación desde Moscú el miércoles 21 de septiembre, Vladimir Putin anunció una movilización parcial de 300.000 reservistas, con vistas a lanzar una nueva ofensiva sobre Ucrania, que comenzó el 24 de febrero.

Esto significa que la guerra acaba de alcanzar un nuevo nivel superior. La movilización de la población es un asunto muy serio. Significa una situación que no se ha visto en Europa desde hace mucho tiempo, una guerra entre dos países europeos. Y ahora, habrá que hacer que la población acepte este decreto.

Medio millón de rusos(1) ya habían abandonado el país desde la invasión de Ucrania el 24 de febrero. Ahora, el fenómeno ha aumentado desde el anuncio del miércoles. Las sedes de las compañías aéreas fueron asaltadas tras el discurso de Putin. También se formaron colas en los puestos fronterizos con Georgia y Finlandia durante la noche. Naturalmente, este éxodo sólo está formado por rusos que tienen suficiente dinero para huir en primer lugar.

El reclutamiento también está a la orden del día en Ucrania. Como dijo un tal Oleksiy a un periodista de Slate, "algunos dicen que el gobierno utilizará esta aplicación [Diia, una aplicación gubernamental que centraliza digitalmente los documentos administrativos personales] para una movilización masiva, y luego para localizar a los reclutas de forma precisa e inmediata... así que no hay posibilidad de escapar del reclutamiento entonces". "(2) Desde el 24 de febrero, se impuso la primera y más dura de estas restricciones: a partir de entonces, los hombres ucranianos de entre 18 y 60 años ya no podían salir del territorio. (3) Según el plan represivo, el reclutamiento se convirtió en una nueva forma de castigo: en lugar de una multa o una pena de prisión, los que no respetaban la ley eran obligados a acudir al centro de reclutamiento. También en Rusia, el gobierno ofrece ahora a los prisioneros la libertad después de la guerra si aceptan alistarse en los batallones.
En Rusia, las manifestaciones callejeras son una nueva realidad

En toda Rusia, el anuncio de la movilización fue recibido con manifestaciones espontáneas durante todo el día en 39 ciudades, entre las que destacan Moscú, San Petersburgo y Ekaterimburgo,(4) y al menos 1.332 personas fueron detenidas el miércoles.(5) Fue una de las protestas más importantes en el país desde las que siguieron al anuncio de la ofensiva sobre Ucrania.

Los manifestantes corearon "¡No a la guerra!" y "¡No a la movilización!". En algunos servicios policiales se puso en marcha el "Plan Fortaleza" para proteger los edificios policiales. Pero las manifestaciones no han cesado, y entre el 24 de febrero y el 21 de septiembre, las detenciones han ascendido a 16.500.

A los rusos detenidos durante las manifestaciones contra la movilización parcial se les han impuesto órdenes de reclutamiento durante su detención, según el grupo de defensa de los derechos humanos OVD-Info. En Moscú, un manifestante fue informado de que se enfrentaba a diez años de prisión si se negaba. Según OVD-Info, al menos 1.310 manifestantes fueron detenidos ayer (21 de septiembre) sólo en Moscú. A pesar de la extrema dificultad de protestar bajo este régimen de terror, se han producido manifestaciones por todas partes. "Todo el mundo tiene miedo. Yo estoy a favor de la paz y no quiero tener que disparar. Pero es muy peligroso salir en este momento, si no habría habido mucha más gente", explicaba un manifestante en San Petersburgo.

Y ahora, ¿veremos una reacción de los trabajadores, y de la población en general?

La clase dirigente no se hace ilusiones. Los desertores rusos han sido rechazados por algunos países. Jan Lipavský, ministro checo de Asuntos Exteriores, declaró por la AFP: "Entiendo que los rusos huyan por las decisiones cada vez más desesperadas de Putin. Pero los que huyen porque no quieren cumplir un deber impuesto por su propio gobierno, no cumplen los criterios para obtener un visado humanitario". Actualmente, Finlandia(6) es el único Estado miembro de la UE fronterizo con Rusia que permite el paso de ciudadanos rusos, aunque tengan visados Schengen. Las clases dominantes imperialistas pueden chocar en la guerra, pero cuando se trata de reacciones contra la guerra y de rechazar convertirse en su carne de cañón, están unidas en la negativa a aceptar a aquellos que "no quieren cumplir con su deber [patriótico] impuesto por su propio gobierno".

Evidentemente, la guerra es el modo de vida de una clase dirigente en crisis. Si las poblaciones ya no marchan para ofrecer su sangre, el imperialismo entra en bancarrota. Hoy como ayer, el sacrificio de las poblaciones es el resultado inevitable de este modo de vida bárbaro. La única fuerza capaz de enfrentarse a la clase dominante es la clase obrera, empezando por la huelga de masas. Sólo a través de su lucha se pueden paralizar los brazos asesinos de los imperialismos rivales.

Por eso debemos romper nuestras cadenas para acceder a un mundo mejor, contra un capitalismo que se hunde y que hace aguas por todos lados: crisis económica, crisis sanitaria, crisis medioambiental, hambruna, inflación galopante que arrasa con nuestros salarios. Debemos apoyar decididamente el rechazo de los proletarios de ambos lados del conflicto actual a servir de carne de cañón. La única batalla que vale la pena librar es la lucha de clases anticapitalista contra el descenso de la sociedad a la barbarie.


Notas:
(1) Le Monde, 22 de septiembre de 2022
(2) slate.fr
(3) Los países de la UE limítrofes con Ucrania han respetado la decisión de Ucrania desde entonces.
(4) ovd-news.translate.goog
(5) 479 detenidos en San Petersburgo, 49 en Ekaterimburgo, 30 en Perm,26 en Cheliabinsk, 23 en Ufa, 18 en Krasnoyarsk, 17 en Voronej, 14 en Krasnodar, 13 à Tver, 12 en Saratov, 11 en Kaliningrado, 9 en Irkoutsk, 8 en Arkhangelsk, 6 en Novosibirsk, 4 en Ulan-Ude, etc....
(6) Esta mañana hemos sabido que Finlandia también ha cerrado sus fronteras a los reclutas rusos.

Sobre las revueltas en Irán

Entrevista a anarquistas iraníes del coletivo ERA sobre las protestas en respuesta al asesinato policial de Mahsa Amini
https://lapeste.org/2022/09/entrevista-anarquistas-iranies-sobre-las-protestas-en-respuesta-al-asesinato-policial-de-mahsa-amini

Algunas noticias para ampliar sobre las revueltas en Irán: 

https://www.anred.org/2022/09/25/mujeres-vida-y-libertad

https://www.publico.es/internacional/mujer-vida-libertad-arde-kurdistan-irani-plagado-protestas-muerte-mahsa-amini.html

http://www.luchadeclases.org/internacional/28-mundo-arabe-y-oriente-medio/4212-temblores-revolucionarios-en-iran-tras-asesinato-de-una-joven-kurda.htm
l

domingo, 25 de septiembre de 2022

Un collage para Mahsa Amini…

25/09/2022, España
Ediciones De La Torre Magnética


“Así fue asesinada Qorat-al-Aïn”, collage que el surrealista iraquí Abdul Kader El Janabi dedicó a Fátimih Baraghání, más conocida como Tahirih o Qurratu'l-Ayn, erudita, poeta y teóloga babí que vivió en el Irán de la primera mitad del siglo XIX, y que se atrevió a clamar y luchar por la igualdad entre hombres y mujeres, la abolición de la propiedad y el disfrute en común de los bienes y dones de la vida y de la naturaleza.

Y en una asamblea pública, rodeada de hombres, se quitó el velo desatando el escándalo de los puros, esas alimañas hipócritas que tanto se parecen en cualquier latitud y bajo todo color de piel.

Bien lo pagó: Tahirih fue estrangulada en 1852 con su propio velo por orden de la Policía de la Moral, el Líder Supremo y el Presidente de la República Islámica de Irán, perdón, del Sha de Persia de la época de cuyo nombre da asco acordarse.

Distintos collares, el mismo perro… como el Caudillo, el nacional-catolicismo y sus obispos del pútrido palio, el Patronato de Protección a la Mujer y la Sección Femenina, y las iglesias, esas que, cuando por casualidad arden, despiden una humareda tan deliciosamente parecida a la de los velos que hoy queman las mujeres iraníes.

¿Que no es solo por el trapo? Claro, ya se sabe que la crítica de la religión es la premisa de toda crítica, y la espita que puede prender la gran explosión.

¿Qué por qué nos importa? Porque no somos interseccionalistas, sino internacionalistas. Como el patriarcado y la mercancía que están en todas partes, ahí seguimos, hombro con hombro, en el oscuro laberinto de la dominación, encontrando camaradas y compartiendo luchas, en pos de la totalidad: la verdadera vida, el comunismo (libertario), la fraternidad inédita, la libertad querida. La utopía, o nada.

Y es que dicen que dijo Tahirih a sus verdugos que “podéis matarme tan pronto como queráis, pero no podréis parar la emancipación de la mujer”.

Sabias y emocionantes palabras.

Pero ahora es necesario no solo llevarlas a la práctica, sino que el miedo cambie definitivamente de bando.

sábado, 24 de septiembre de 2022

Irán: Desde las manifestaciones por el pan hasta las duras protestas tras la muerte de una joven de 22 años

que fuedetenida, golpeada y asesinada por la policía religiosa por no llevar el velo "según las normas"

Partido Comunista Internacional (El Proletario)
25 de septiembre de 2022

El 13 de septiembre, Mahsa Amini, una joven kurda de 22 años, que estaba de vacaciones en Teherán con su familia, fue detenida frente a una estación de metro por la policía religiosa (Gasht-e Ershad) por "llevar el velo de forma inapropiada". Trasladada a un centro de detención para recibir una "lección de reeducación", dos horas después fue trasladada de urgencia al hospital de Karsa (en Teherán) en estado de coma y murió el 16 de septiembre. Por supuesto, la policía niega haberla torturado, declarando que la chica murió de un "repentino ataque al corazón"; pero "las imágenes de la chica postrada en la cama, con los ojos hinchados y negros y con manchas de sangre en los oídos" no dejan lugar a dudas sobre la severa paliza que sufrió (1).

Esto desencadenó protestas en las principales ciudades iraníes, con más de 50 muertos y miles de detenciones, empezando por el Kurdistán: Saqez (la ciudad de la familia de Mahsa), Sanandaj (la capital de la región kurda), Baneh y Marivan. El sábado 17, ya durante el funeral en Saqez, comenzaron las protestas, con un grupo de mujeres kurdas que se quitaron el velo, y luego continuaron en Sanandaj, donde la policía antidisturbios intervino con gases lacrimógenos, cañones de agua y armas cargadas con balas de goma, causando más de treinta heridos. El domingo 18, las protestas se extendieron a la Universidad de Teherán y luego a Shiraz, Mashhad, Qazvin, Garmsar, Rasht, Bukan, Karaj, Divandareh, Isfahan. Y en señal de protesta, en varias ciudades del Kurdistán iraní y de Azerbaiyán occidental, también se cerraron muchos comercios.


Irán atraviesa un periodo de grandes dificultades económicas y, como siempre ocurre en estos casos, el gobierno aumenta el control social y, por tanto, la represión, que, dado el régimen confesional establecido por la llamada "revolución islámica" de 1978, adquiere -las más odiosas imposiciones religiosas.

Ya entre noviembre de 2019 y enero de 2020, estallaron manifestaciones en todas las ciudades importantes por el aumento del 50% al 200% de los precios de los combustibles y, por tanto, de los precios de los productos de primera necesidad; comenzaron como protestas pacíficas y rápidamente se convirtieron en disturbios contra el gobierno, que, tras bloquear el acceso a internet en todo el país, respondió disparando contra los manifestantes desde las azoteas de los edificios, desde helicópteros y a corta distancia con ametralladoras (2), causando, según la  CNN y la NBC, 1.500 muertos. A pesar de la carnicería, las protestas no terminaron, ni mucho menos. Siempre según la CNN y la NBC, las violentas reacciones de los manifestantes se tradujeron en la destrucción de 731 sucursales de bancos gubernamentales, incluido el banco central de Irán, nueve centros religiosos islámicos y estatuas del líder supremo Alí Jamenei, así como el ataque a hasta 50 bases militares gubernamentales (3).

Desde hace 43 años, el régimen burgués/islámico gobierna Irán; un gobierno que, tras la caída del Sha Reza Pahlevi, ha buscado desde el principio un compromiso entre un modo de producción capitalista que presionaba internacionalmente para un rápido desarrollo también en Irán, y una formación social arraigada en la tradición feudal y confesional. Un compromiso que se está deshilachando tanto por su relativo aislamiento internacional, como porque el desarrollo del capitalismo nacional ha supuesto la formación de grandes masas proletarias y el desarrollo de las comunicaciones, nacionales e internacionales, que el capital, por su propia naturaleza, necesita absolutamente. La presión ideológica, burocrática y policial con la que el régimen de Jomeini, primero, y el de Jamenei, después, siempre han intentado y siguen intentando aprisionar los empujes objetivos de la sociedad iraní para superar los formalismos confesionales con los que se perpetúa la doble opresión de la mujer - existente, existentes, por otra part,incluso en pleno capitalismo- son armas del poder burgués tanto para desarrollar el capitalismo nacional como para imponer un control social muy férreo destinado sobre todo a intimidar a las masas proletarias de las que todo régimen burgués teme la revuelta de clase.
 

La opresión de la mujer, en general, forma parte de ese control social específico con el que el régimen burgués tiende a canalizar contra la mujer -elevada a emblema del mal intrínseco, de la corrupción de la carne y del espíritu- las tensiones que, en cambio, provoca la sociedad burguesa, por su modo de producción basado en el antagonismo entre la clase dominante y la clase proletaria, sometida a la explotación sistemática de su fuerza de trabajo en beneficio exclusivo de los privilegios de la clase dominante, no importa que ésta esté representada por hombrecillos con traje o sotanas negras.

El extremismo confesional, en este caso el islámico, obliga a las mujeres a cubrirse de pies a cabeza y a someterse a comportamientos especialmente humillantes, relegándolas al papel de esclavas entre las cuatro paredes. Aunque se permita a las mujeres salir de casa, acompañar a sus hijos al colegio o asistir a la escuela, siguen siendo consideradas propiedad privada de sus padres, maridos, hermanos, en definitiva, del varón de la familia, y, por una lógica transmisión de la "patria potestad", propiedad privada del Estado confesional, que no sólo legisla, sino que reprime cualquier comportamiento considerado "indecente", "provocador", "incorrecto".

Las manifestaciones de esta última semana han visto a muchas mujeres movilizadas, enfrentándose con valentía a la policía, a los enfrentamientos, a las balas; pero es un coraje que debe encontrar la solidaridad precisamente de las masas proletarias, masculinas y femeninas, porque sólo su fuerza social puede enfrentar y detener la dura represión ejercida por el gobierno. El enfrentamiento actual parece ser el del poder central contra las mujeres que no respetan las leyes y normas existentes; y no cabe duda de que una gran parte de los varones iraníes piensan como el clero islámico, creyendo que el honor y la dignidad de la familia deben salvaguardarse según la tradición y las normas confesionales existentes. Pero respetar y someterse a esta tradición y a estas reglas significa simplemente hacer el papel de los esclavos silenciosos condenados a vivir y morir como esclavos; significa sufrir sin reaccionar ante cada
angustia, cada acoso, cada abuso del poder establecido. En esencia, para la clase obrera, para la clase de productores de la riqueza de un país que sólo disfruta de las migajas que el poder burgués decide repartir, significa trabajar y morir sólo para permitir que esa minoría de burgueses dueños de todo, incluso de la vida de cada ser humano, viva en el privilegio, la riqueza y el lujo.


Mahsa Amini ha pagado en nombre de todas las demás mujeres que quieren sacudirse las restricciones que tienen como único objetivo mantener una antigua opresión social muy conveniente incluso para la sociedad capitalista moderna. Como ha ocurrido y sigue ocurriendo en todos los países del mundo, incluso en los más democráticos y liberales, las fuerzas policiales, instigadas a reprimir aquellos comportamientos que a su "incuestionable" juicio parecen sospechosos o no respetuosos con la ley -la América de George Floyd asfixiado indefenso en el suelo por los policías de turno, la carnicería del G8 en la escuela Díaz y en el cuartel de Bolzaneto en Génova en 2001, los Regeni torturados y asesinados como perros en Egipto por molestar al orden establecido, etc.- están ahí para demostrarlo - cumplen la tarea de defender, en primer lugar, el poder burgués y, por lo tanto, el orden establecido y, en cualquier caso, como no pueden estar presentes en todos los rincones del país, tienen instrucciones de golpear, de vez en cuando, a alguien para "dar ejemplo", de modo que las masas sepan en qué se pueden meter si se salen de la línea.

El poder burgués puede cambiar su método de gestión social si las movilizaciones de masas -como ocurrió con las famosas "primaveras árabes"- son tan masivas que ponen en peligro su dominio; pero no cambiará a menos que haya experimentado todas las formas de represión, incluso las más sangrientas, a su disposición y, en cualquier caso, siempre tenderá a arrojar del trono a la figura que ya no tiene el carisma de antaño para sustituirla por otros representantes, tal vez elegidos democráticamente, para llevar a cabo un cambio de guardia, con el fin de conservar el poder político, económico y social. El Egipto de Mubarak primero, y de Al Sisi después, es prueba de ello. Nos dirigimos a un período en el que las dificultades económicas aumentarán cada vez más, en particular para las grandes masas proletarias, y esto significa que las tensiones sociales aumentarán porque los salarios no alcanzarán para poner el almuerzo y la cena, porque el desempleo hundirá a más y más proletarios en la miseria, porque la represión social aumentará inevitablemente, y entonces el pretexto ya no será el velo que se lleva "incorrectamente", sino la huelga, la lucha que pone en problemas la economía del país; entonces los hombres y mujeres proletarios serán acusados de sabotear "la patria", de ser trabajadores de países extranjeros enemigos... La lucha tomará entonces el aspecto del choque de clases y finalmente la burguesía mostrará su verdadero interés y su verdadero rostro: conservar el poder por todos los medios, asfixiando y reprimiendo a la gran mayoría de la población.

Es en esta perspectiva que los proletarios iraníes, que hoy ciertamente expresan la mayor rabia por el asesinato de Mahsa Amini de una manera tan espantosa, deben preparar su lucha en defensa de sus intereses exclusivos de clase, al margen de todas las ilusiones democráticas y compromisos oportunistas. Será un camino largo y difícil en esta perspectiva, ¡pero es la única posible para lograr la reanudación de la lucha de clases!

Notas:
(1) Véase www.tempi.it/iran-in-piazza-generazione-regime
(2) Cfr. Amnesty says at least 208 killed in Iran protests, su aljazeera.com; Iran protests deaths, en The New York Times,
1 de diciembre de 2019; U.S. says Iran may have killed up to 1.000 protesters, en NBC News.
(3) Cfr. Proteste in Iran del 2019-2020, wikipedia.

domingo, 11 de septiembre de 2022

[Chile] EL REFORMISMO NUNCA HA HECHO REVOLUCIONES

Vamos Hacia la Vida
11 de septiembre 2022. Santiago de Chile

Cuando l@s explotad@s deciden confiar el destino de sus vidas en sus propias manos, todos aquellos sectores cuya existencia depende de la explotación se unen en su contra, aplicando diversas estrategias para contenerl@s y derrotarl@s. Así, se comprometen de derecha a izquierda todos los partidos que defienden las categorías fundamentales de la civilización capitalista.

En los años 60-70 se vivía una inmensa oleada revolucionaria internacional, y en Chile se gestaba un proceso que captaba la atención del mundo entero. Este proceso no se encontraba acotado a los avatares de la alianza reformista de la Unidad Popular, con Allende a la cabeza. Por el contrario, emergía de un creciente movimiento social que se expresaba heterogéneamente en ocupaciones de fábricas, tomas de fundos y terrenos, comedores populares, asociaciones culturales, y una amplia gama de experiencias comunitarias y anticapitalistas. Como sucede en estos casos, este movimiento chocaba tanto contra limitaciones que surgían y se potenciaban desde su propia dinámica interna, como contra la continua y feroz represión estatal (se registraron varias matanzas en pocos años, como la de Pampa Irigoin en Puerto Montt en 1969, bajo el gobierno de Eduardo Frei Montalva, cuando 11 poblador@s son asesinad@s, incluyendo un lactante de 3 meses) y el encuadramiento reformista.

Apoyada en estas luchas, la UP logra llegar al gobierno en 1970, para aplicar un programa socialdemócrata mientras combatía abiertamente a quienes rompían por debajo con los marcos de la legalidad burguesa y se atrevían a actuar autónomamente.

Durante tres años la actividad autónoma de obrer@s, campesin@s y poblador@s, que daba frutos con la conformación de los cordones industriales, la expropiación de fundos a un ritmo que la UP no podía —a pesar de sus esfuerzos— controlar, o los comandos comunales y las juntas de abastecimiento y precios (JAP), se fue haciendo cada vez más intolerable para la clase capitalista.

El sanguinario golpe militar ocurre entonces como última medida para resguardar a la clase dominante, enmarcándose en la respuesta contrarrevolucionaria que en todo el globo reestructuraba al Capital en crisis. Pero su éxito en derrotar al proletariado no se explica sin la constante labor reaccionaria de la propia izquierda, que lo desorganiza, reprime y literalmente desarma.

«Cuarenta y cinco días antes del golpe Allende consideraba que los principales problemas del país eran las demandas salariales excesivas de los obreros, su ‘economicismo’, y el ‘paralelismo sindical’ de los cordones industriales. Pronunció un severo sermón contra la clase obrera y aclaró tajantemente: ‘ESTE PAIS VIVE UN PROCESO CAPITALISTA’; anunció una severa política salarial advirtiendo que en el año próximo los reajustes de sueldos podrían ser inferiores al alza del costo de la vida, aclaró que las FF.AA. seguirían aplicando estrictamente la ley de control de armas y sugirió, en medio de una ovación de sus anfitriones ‘comunistas’ que el MIR podría estar actuando en complicidad con la CIA. Como vemos, una excelente política para preparar al proletariado para los enfrentamientos que se avecinaban»[1].

Se hace ineludible ponderar entonces el rol desmovilizador de la izquierda del capital, que se mueve dentro del marco político burgués y que no se propone otra cosa que el reacomodo de las lógicas mercantiles, haciendo por tanto un balance de su papel en los 70 y el que ha desempeñado desde la revuelta de 2019, principalmente  través de los partidos hoy en el gobierno (P"C" y FA), pero también de aquellos grupos que le entregan su “apoyo crítico”, secundándolos en su maniobras con la pretensión “ingenua” de “desbordarlos”. De esta manera, a partir del “Pacto por la Paz y la Nueva Constitución” firmado por la casi totalidad de partidos políticos con representación parlamentaria el 15 de noviembre de 2019, todo el partido del orden se ha dedicado a diluir la potencia del imponente movimiento desarrollado desde las jornadas históricas del 18-19 de octubre. Su objetivo explícito fue salvar la institucionalidad, gobierno y congreso principalmente, a través de sucesivos eventos electorales que secuestraron la autoactividad de la clase, saboteando las nacientes Asambleas Territoriales, y potenciando el sentido común propio de esta sociedad organizada en torno a la explotación  y dominación social y, por tanto, del fetichismo estatal. Este es el objetivo declarado del proceso constituyente. Su rol fue ciertamente efectivo: las campañas electorales, primero para el plebiscito de entrada, y luego para la elección de constituyentes y otras más (entre las que destaca la presidencial de 2021) sirvieron al propósito de despejar relativamente las calles, quitar fuerza a varias expresiones de autoorganización y luchas reivindicativas, además de otorgar impunidad a los responsables del terrorismo estatal y reafirmar la prisión política para decenas de pres@s de la revuelta. Pero para las ilusiones de un amplio sector que veía en la confección de una nueva constitución una vía para acceder a derechos sociales, este camino resultó en un estrepitoso fracaso, consumado el pasado 4 de septiembre.

El proletariado no se moviliza tras consignas ideológicas ni promesas que se le presentan como ajenas, sino por sus necesidades concretas, lo que no significa que no pueda actuar de forma consciente. La reducción y codificación de las luchas reivindicativas proletarias en categorías propias de los nichos del mercado académico no tienen otro efecto que fragmentar las luchas, aislarlas y finalmente desconectarlas de su sentido original, imponiéndolas luego como algo externo y sembrando la decepción e impotencia. Este es uno de los factores que se encuentra tras la apabullante derrota electoral del “apruebismo”. Además de una pésima campaña, los grupos políticos reaccionarios supieron sacar mejor provecho de temas como la unidad nacional, la seguridad y el orden, que son “propios” de su “ámbito”. Temas que la izquierda del capital no busca nunca tratar en profundidad, sino que, hermanada con sus rivales de derecha, utiliza también de forma proselitista. Consignas patrioteras, respuestas a las mentiras y “campañas del terror” de la derecha que hacen todo lo posible por desmarcarse de cualquier amenaza real al poder y sus lacayos, centralidad de la familia y otros valores rancios, incluyendo el sexismo, racismo y homofobia, son elementos muy comunes de observar en sectores supuestamente ríticos, lo que llegó al paroxismo luego del reciente triunfo del “rechazo”, en la que se observó una verdadera ola de desprecio hacia el “populacho” por quienes pretendían luchar en su nombre.

Tanto los procesos de los años 70 como los de 2019 en adelante, interrumpen su extensión y profundización cuando no dirigen sus críticas y sus luchas contra el núcleo de las relaciones capitalistas (trabajo, dinero, valor) y al Estado como tal. Las lecciones evidentes acerca del papel de los sectores reformistas, que no son solo una versión moderada dentro de las luchas contra el capital, sino que poseen objetivos radicalmente distintos (preservación del orden social capitalista versus su negación radical y superación), no deben ser escondidas bajo la alfombra para volver a desfilar hacia el matadero.

Nuestro camino no es la integración en la política actual sino su destrucción. Esta es una necesidad que surge de las mismas experiencias. Seguir dándose de cabeza contra el muro institucional, pidiendo una y otra vez una “verdadera y democrática” asamblea constituyente y nueva constitución, en lugar de crear y potenciar nuestros propios espacios, fortalecer los lazos y las discusiones fraternas entre individuos y colectividades, y conformar relaciones solidarias que respondan a nuestras necesidades más acuciantes e inmediatas, no puede ser la senda a seguir.

No olvidamos a nuestr@s caíd@s. No perdonamos a l@s asesin@s, torturador@s y sus cómplices de derecha e izquierda.                  

¡QUE LA MEMORIA HISTÓRICA SEPULTE A QUIENES CONDENAN LA VIOLENCIA PROLETARIA!

                                                                                

Nota:
[1]     Helios Prieto (1973) Chile: los gorilas estaban entre nosotros. Se puede descargar junto a otros materiales relacionados desde acá: http://el-radical-libre.blogspot.com/2019/09/la-dictadura-del-capital-es-permanente.html

domingo, 4 de septiembre de 2022

[Chile] «No hemos perdido nada»

por Luther Blisset
5 de septiembre 2022, Chile

No hemos perdido nada, porque nada en ese proceso era nuestro: todo era sobre la oligarquía y sus lacayos intentando reordenar el juego para perpetuar su dominación sobre la mayoría.

Cuando en el plebiscito de entrada el Apruebo ganó con el 80% de los votos, nadie salió a celebrar: esa fue una noche lúgubre, porque todo el mundo sabía que lo que se estaba aprobando era el menos malo de los chanchullos impuestos por los ricos mediante el terrorismo de estado y el confinamiento masivo.

Lo que vino después, la campaña del terror con que hicieron ganar a Boric, y la reciente algarabía histérica de la campaña del Apruebo, no ha sido otra cosa que el efecto amplificado del delirio de la burguesía, obligada a creer rabiosamente en sus propias mentiras. Tan sumergidos están en sus propios fluidos ideológicos, que llegaron a creer que ganarían si obligaban a todo el mundo a votar.  

Si alguien ha salido victorioso hoy, fueron las más de 2 millones de personas que a pesar de las amenazas no acudieron a las urnas. Si a ellos sumamos los votos nulos y en blanco -cuatro veces más numerosos que en el plebiscito de entrada-, resulta que un 16% de los inscritos, cerca de 2 millones y medio de personas, o bien se rehusaron a responder al interrogatorio fariseo de la casta política, o bien respondieron con un digno silencio.

Esa rebeldía elemental, esa voluntad de desertar de la política burguesa, es el piso mínimo para cualquier ambición emancipadora. Quienquiera que se pretenda revolucionario o anticapitalista, debe partir por fomentar y potenciar esa evasión. Esa evasión, la de quienes saltan sin miedo el torniquete del sistema de representación política burguesa, fue y seguirá siendo nuestro gesto primordial de rebelión, y es la condición previa de toda política independiente de las clases explotadas.